jueves, marzo 22, 2012

873. Amistad

    Y entonces el puto y áspero contraste entre las ideas abstractas que te vuelan la mente detrás de perfectos conceptos que nunca terminas de pulir, y la realidad doliente que nos rodea, que de pronto nos piala las patas delanteras y nos revuelca de dientes sobre el balastro. Amigo. Qué puede querer decir esa palabra para un espíritu de las más altas esferas..?. ¡Puta madre! Que la carne y la sangre duelen bajo las puñaladas que nos regala la brusca realidad 

El Dengue estaba destruido otra vez. Este o aquel o algún otro. Qué importaba. Magro  conjunto de miembros  resecos que nada saben de causas o consecuencias. Apenas que el dolor duele mucho más cuando la soledad y las noches y el frío. Y también que hay una sola cosa que por un instante lo olvida. Una mala cosa, dicen, tal vez con alguna razón... porque después el dolor siempre vuelve....

-Qué es de tu vida? Tiempo que no nos veíamos ...
-Amistad!
-¿Dónde estás viviendo...?
-Manuel, amistad!
-¿Vos... seguís con tus parientes cuidando los chanchos... o ya te habías ido?
-El Manuel. ¿Eh? El Manuelito, mi amigo.¿Eh?
                                                                                                                                                          votar
Publicar un comentario en la entrada